Resistencia antimicrobiana

Los agentes antimicrobianos son medicamentos que se utilizan para tratar las infecciones, en concreto las de origen bacteriano. Estos medicamentos son esenciales para preservar la salud humana y la sanidad animal, así como el bienestar animal.

©OIE/P.Vaclavek

Los agentes antimicrobianos son medicamentos que se utilizan para tratar las infecciones, en concreto las de origen bacteriano. Estos medicamentos son esenciales para preservar la salud humana y la sanidad animal, así como el bienestar animal. Un uso excesivo o inadecuado de los mismos puede comportar la aparición de bacterias resistentes que no corresponde a la acción de estos fármacos, como se ha podido observar en el transcurso de las últimas décadas. Este fenómeno, que se denomina resistencia a los antimicrobianos (RAM), y que pone en riesgo el control de las enfermedades en todo el mundo, supone una preocupación de primer nivel tanto para la salud humana como para la sanidad animal y es el propósito del Grupo de trabajo de la OMSA sobre la RAM.


Grupo de trabajo sobre la resistencia antimicrobiana

Descubrir


La única forma de preservar la eficacia de estos valiosos medicamentos en los animales es garantizar un uso responsable y prudente respetando las normas internacionales de la OMSA.

Los veterinarios forman parte de la solución, y  para ello, deben estar bien formados y actuar según la regulación de los Organismos Estatutarios Veterinarios.

Los agentes antimicrobianos deben considerarse un Bien Público mundial.

Cada uno de nosotros tiene una función en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos destinada a preservar la eficacia de estas valiosas moléculas y, al mismo tiempo, nuestro futuro.


Recursos


A lo largo de las últimas décadas, el mundo se ha enfrentado a un uso masivo de agentes antimicrobianos tanto en la salud humana y como en la sanidad animal, pero también a una aceleración en la aparición de resistencias a los antimicrobianos.  Ahora bien, el descubrimiento de nuevos tratamientos no basta para luchar contra las bacterias, los microorganismos responsables de enfermedades que, en ocasiones, son graves tanto en el ser humano como en los animales.

La globalización del comercio de alimentos, junto con el turismo, ya sea tradicional o médico, permiten que bacterias resistentes ya existentes o que se descubran en el futuro colonicen todo el planeta con facilidad, por muchas medidas preventivas que se apliquen a nivel local; por ello, los comportamientos de riesgo de un país pueden poner en peligro la eficacia y la disponibilidad de antibióticos a nivel mundial.


Preservar la eficacia de los agentes antimicrobianos

La resistencia a los agentes antimicrobianos comporta una amenaza sanitaria a nivel mundial: sus consecuencias, directas o indirectas, pueden perjudicar la salud humana y la sanidad animal.

En cuanto al sector de la sanidad animal, el uso de productos veterinarios, incluidos los agentes antimicrobianos, es fundamental por las siguientes razones: 

  • Garantizar la sanidad y el bienestar animal, teniendo en cuenta que las enfermedades de los animales pueden generar pérdidas de producción de hasta un 20%;
  • Contribuir a la seguridad alimentaria, ya que el aumento de la población mundial induce un aumento de las necesidades de proteína animal de calidad, que se encuentra, por ejemplo, en los huevos, la carne y la leche ;
  • Proteger la salud pública, puesto que más de un 60% de las enfermedades animales infecciosas son transmisibles al hombre.

Por todos estos motivos, los agentes antimicrobianos constituyen un Bien Público mundial, y preservar su eficacia deviene algo crucial.


Razonar y controlar el uso de los agentes antimicrobianos

La OMSA recomienda políticas que permitan una red veterinaria mínima que sea suficiente para garantizar una vigilancia zoosanitaria eficaz que asegure la detección precoz de posibles epizootias (incluidas las zoonosis) y una reacción rápida para reducirlas hasta su lugar de origen. Este tipo de red permitiría, por otra parte, garantizar un nivel general de salud en los animales, lo cual facilitaría un uso responsable, adecuado y limitado de productos veterinarios como los antibióticos.

La OMSA propone un uso responsable y prudente de los agentes antimicrobianos bajo la supervisión de veterinarios bien formados y que actúen según lo que establezcan los estatutos veterinarios. En este contexto, publica normas, directrices y recomendaciones internacionales destinadas a los Servicios Veterinarios de sus Países Miembros. 


Vigilar el uso de los agentes antimicrobianos en los animales

En muchos países, incluidos algunos desarrollados, es habitual que todo el mundo pueda acceder libremente a los antimicrobianos, ya sea de forma directa o indirecta y sin apenas restricciones en cuanto a las condiciones de importación, fabricación, distribución o uso de productos veterinarios, incluidos los agentes antimicrobianos. Así, estos productos circulan sin control como mercancías ordinarias y a menudo son adulterados.

Por otra parte, a día de hoy no existe ningún sistema armonizado de vigilancia del uso y de la circulación a nivel mundial de agentes antimicrobianos en los animales. La recopilación de estos datos permitirá a los países controlar mejor la calidad y la eficacia de los productos que se utilizan.  En este contexto, los Países Miembros han solicitado a la OMSA que recopile los datos que faltan y que establezca una base de datos mundial para el seguimiento del uso de los agentes antimicrobianos en los animales. Esta base de datos, que terminará vinculándose al sistema mundial de información zoosanitaria de la OMSA, el denominado OMSA-WAHIS, facilitará el análisis y el control del origen de los medicamentos que se importen, mejorando así su trazabilidad por parte de los Países Miembros de la OMSA.


Desarrollar tratamientos alternativos a los antibióticos 

La OMSA apoya la investigación sobre las alternativas a los antibióticos (sobre todo las vacunas) y en este sentido es de destacar el Simposio Internacional que acogió en 2012 sobre este tema, organizado por la Alianza Internacional para la Normalización Biológica (IABS) y el Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA).

La resistencia a los agentes antimicrobianos es un problema de alcance mundial que afecta tanto a la salud humana como a la sanidad animal y que está influido por el uso de agentes antimicrobianos tanto en medicina humana como en veterinaria y en el ámbito fitosanitario. Así pues, es responsabilidad de los sectores de la salud humana, la sanidad animal y la salud vegetal aunar esfuerzos para prevenir o minimizar la presión selectiva que favorece esta resistencia en los microorganismos patógenos que afecten al hombre o a cualquier otra especie.

La OMSA lleva más de diez años trabajando en el tema de los productos de uso veterinarios  (incluidos los agentes antimicrobianos) y ha elaborado una estrategia sólida para tal fin.

La resistencia a los antimicrobianos constituye un problema común a la sanidad animal y a la salud humana, y por ello la OMSA trabaja en estrecha colaboración con sus Países Miembros, la OMS, la FAO y la Comisión del Codex Alimentarius.

Como resultado de los dos talleres FAO/OMSA/OMS dedicados al uso no humano de agentes antimicrobianos y a la resistencia a los antimicrobianos, que se celebraron en 2003 (relativo a la evaluación científica) y en 2004 (relativo a las estrategias de gestión), respectivamente, la OMSA ha elaborado una lista de los agentes antimicrobianos importantes para la medicina veterinaria de forma paralela a la que ha preparado la OMS para la medicina humana.


Estrategia de la OMSA

En 2016, la 84ª Asamblea General de la OMSA adoptó por unanimidad la Resolución Nº 36 , que otorga a la OMSA el mandato de consolidar las acciones para combatir la resistencia a los antimicrobianos en una estrategia única. En noviembre de 2016 fue publicada la Estrategia de la OMSA sobre la resistencia a los antimicrobianos y el uso prudente de los antimicrobianos. Alineada con el Plan de acción mundial de la OMS, reconoce la importancia de un enfoque “Una salud” que considere las necesidades de la salud humana, la sanidad animal, la agricultura y el medio ambiente. En la estrategia se remarcan los objetivos y tácticas que la OMSA aporta para apoyar a los Países Miembros en su lucha contra la RAM y fomentar la integración nacional e implementación de Normas Internacionales.


Normas intergubernamentales de la OMSA

La OMSA anima a hacer un uso responsable y prudente de los antimicrobianos en los animales terrestres, de tal forma que se preserve su eficacia terapéutica y que se puedan seguir utilizando sin riesgos ni para los animales ni para el hombre.

La OMSA ha elaborado normas internacionales sobre la resistencia a los antimicrobianos y el control de las cantidades de antimicrobianos que se utilizan en la producción animal. También ha elaborado normas y directrices para facilitar a sus Países Miembros métodos que les permitan determinar, de forma adecuada, el riesgo de aparición o de propagación de bacterias resistentes como consecuencia del uso de agentes antimicrobianos en los animales que se crían para el consumo humano.

Estos textos hacen referencia tanto a los animales terrestres como a los acuáticos y figuran en las siguientes obras:

Estas normas se actualizan periódicamente para poder incluir los últimos avances científicos (la última actualización tuvo lugar en mayo de 2015).


Base de datos mundial sobre los agentes antimicrobianos destinados a ser utilizados en los animales

En el marco del Plan de acción mundial sobre la resistencia a los antimicrobianos (RAM), la OMSA, con el apoyo de la FAO y la OMS dentro de la colaboración tripartita, ha tomado la iniciativa de constituir una base de datos mundial de los agentes antimicrobianos destinados a ser utilizados en los animales. Las instituciones asociadas a la OMSA consideran este logro como un hito importante en los esfuerzos mundiales por contener la resistencia a los antimicrobianos. La base de datos busca:

  • Hacer el seguimiento del tipo y uso de productos antimicrobianos
  • Apoyar a los Países Miembros en la implementación del Capítulo 6.9del Código Sanitario para los Animales Terrestres, y el Capítulo 6.3. del Código Sanitario para los Animales Acuáticos
  • Medir las tendencias a lo largo del tiempo
  • Rastrear la circulación y los modelos de utilización a escala mundial
  • Evaluar la calidad y autenticidad de los productos antimicrobianos que se utilizan

La base de datos de la OMSA sobre los agentes antimicrobianos destinados a ser utilizado en los animales se puso en marcha en octubre del 2015.

El formulario para el envío de los datos y los documentos de apoyo fueron elaborados por el Grupo ad hoc de la OMSA sobre Resistencia a los Agentes Antimicrobianos, aprobados por la Comisión Científica para las Enfermedades Animales y puestos a prueba por los Países Miembros. Cada año, sucesivo a la colecta de datos, proporciona retroalimentación valiosa por parte de los Países Miembros para mejorar el formulario, que es adoptado por el mismo proceso.

El formulario está diseñado para permitir que todos los Países Miembros puedan responderlo, independientemente de si actualmente disponen de un sistema nacional de colecta de datos.


Informe anual de la OMSA sobre los agentes antimicrobianos destinados a ser utilizados en los animales

La OMSA publica un informe anual sobre el uso de agentes antimicrobianos en animales luego de la ronda anual de colecta de datos enviada a sus Miembros, que se lleva a cabo entre septiembre y mayo. 

El último informe, publicado en junio de 2022, brinda información específica sobre el uso global de agentes antimicrobianos ajustados por biomasa animal para el año 2018, y presenta los hallazgos generales de la sexta colecta anual de datos sobre el uso de agentes antimicrobianos en animales. 


El sexto informe anual sobre agentes antimicrobianos destinados a ser utilizados en animales  

La sexta ronda de colecta de datos se llevó a cabo entre septiembre de 2020 y mayo de 2021. Las contribuciones a nuestra base de datos han pasado de 130 miembros para el primer informe publicado en 2016 a 157 países para el sexto informe: 155 miembros de la OMSA (85 % de 182 miembros), un territorio no contiguo de un miembro y tres no miembros.  

Este informe proporciona cálculos de biomasa animal para especies productoras de alimentos de 106 países que informaron datos cuantitativos para el año 2018 y permitió un análisis de las cantidades de antimicrobianos ajustados por un denominador. Además, y por segunda vez, estamos presentando tendencias en mg/kg, cantidades por clases de antimicrobianos y biomasa animal de 2016 a 2018 para 72 países. Descubra el 6º informe y la ficha técnica con las principales conclusiones:


Informes anteriores

Formulario de la OMSA, instrucciones y cálculos

Anualmente, la OMSA considera la experiencia y comentarios de los Países Miembros al actualizar el formulario de la OMSA y el documento de instrucciones de uso. Las versiones actualizadas de estos documentos están disponibles a continuación.


Red de expertos de la OMSA sobre la resistencia a los agentes antimicrobianos

Los trabajos de la OMSA en este ámbito cuentan con el apoyo de un Laboratorio de Referencia y de varios Centros Colaboradores, así como de un grupo ad hoc de expertos de todo el mundo, en el que participan la OMS y la FAO.


Resolución adoptada por la Asamblea mundial de los Delegados

83a Sesión general, mayo de 2015
Resolución N° 26
: Combatir la resistencia a los agentes antimicrobianos y promover el uso prudente de agentes antimicrobianos en los animales

84a Sesión general, mayo de 2016
Resolución N° 36
: Combatir la resistencia antimicrobiana a través del enfoque “Una salud”: acciones y estrategias de la OMSA

85a Sesión general, mayo de 2017
Resolución N° 38
: Acción mundial para reducir la amenaza de la resistencia a los agentes antimicrobianos: progresos realizados y opciones de actividades futuras en el marco de la iniciativa “Una sola salud”

86a Sesión general, mayo de 2018
Resolución N° 21
: Lista de agentes antimicrobianos de importancia en medicina veterinaria

87a Sesión general, mayo de 2019
Resolución N° 14
: Compromiso de la OMSA con el esfuerzo mundial para controlar la resistencia a los antimicrobianos en el marco del enfoque de Una sola salud


Conferencia mundial de la OMSA

Uso Responsable y Prudente de los Agentes Antimicrobianos en los Animales

“Solidaridad internacional en la lucha contra la resistencia a los agentes antimicrobianos”
(Sede de la OMSA, París, 13-15 de marzo de 2013


Resistencia a los Antimicrobianos y Uso Prudente de Antimicrobianos en los Animales

Aplicando las normas
Marrakech (Marruecos), 29-31 de octubre de 2018


Enlance


Manuel de las Pruebas de Diagnóstico y de las Vacunas para los Animales Terrestres

  • Capítulo 2.1.1. Métodos de laboratorio para los ensayos de sensibilidad de las bacterias frente a los antimicrobianos

La OMSA promueve el uso responsable y prudente de los agentes antimicrobianos en los animales terrestres y acuáticos para preservar su eficacia terapéutica y prolongar su uso tanto en los animales como en el hombre.

La OMSA ha elaborado una amplia gama de normas internacionales y directrices en este campo, las cuales brindan un marco para el uso responsable y prudente de los productos antimicrobianos en los animales, y para la vigilancia y el seguimiento de las cantidades usadas:

Terrestrial Animal Health Code

Capítulo 6.7. Introducción a las recomendaciones para controlar la resistencia a los agentes antimicrobianos

Capítulo 6.8. Armonización de los programas nacionales de vigilancia y seguimiento de la resistencia a los agentes antimicrobianos

Capítulo 6.9. Seguimiento de las cantidades y patrones de utilización de agentes antimicrobianos en los animales destinados a la alimentación

Capítulo 6.10. Uso responsable y prudente de agentes antimicrobianos en medicina veterinaria

Capítulo 6.11. Análisis del riesgo asociado a la resistencia a los agentes antimicrobianos como consecuencia del uso de agentes antimicrobianos en animales

Aquatic Animal Health Code

Capítulo 6.1. Introducción a las recomendaciones para controlar la resistencia a los agentes antimicrobianos

Capítulo 6.2. Principios para el uso responsable y prudente de los agentes antimicrobianos en los animales acuáticos

Capítulo 6.3. Seguimiento de las cantidades y patrones de utilización de agentes antimicrobianos en animales acuáticos

Capítulo 6.4. Desarrollo y armonización de los programas nacionales de vigilancia y seguimiento de la resistencia a los agentes antimicrobianos en los animales acuáticos

Capítulo 6.5. Análisis del riesgo asociado a la resistencia a los agentes antimicrobianos como consecuencia de su uso en animales acuáticos


Además, la OMSA ha desarrollado una lista de agentes antimicrobianos de Importancia veterinaria, en paralelo a la lista existente de la OMS para la medicina humana.


La OMSA también ha desarrollado normas y directrices que brindan metodologías para determinar adecuadamente el riesgo de emergencia o propagación de bacterias resistentes como consecuencia del uso de agentes antimicrobianos en los animales que se crían para el consumo humano:


Manual de las Pruebas de Diagnóstico y de las Vacunas para los Animales Terrestres

Capítulo 2.1.1.    
Métodos de laboratorio para los pruebas de sensibilidad de las bacterias frente a los antimicrobianos


Estas normas han sido adoptadas por los 182 Países Miembros de la OMSA y son regularmente revisados y actualizados, en línea con los últimos avances científicos.


Todas las normas y directrices de la OMSA sobre este tema pueden encontrarse en el siguiente libro:

Para reducir la aparición de fenómenos de resistencia a los agentes antimicrobianos es necesaria una estrategia mundial intersectorial armonizada que permita coordinar las políticas sanitarias relativas a la medicina humana, la veterinaria y la salud medioambiental. De hecho, personas y animales pueden resultar afectados por las mismas bacterias, ya que un 60% de las enfermedades animales infecciosas son transmisibles al ser humano. Esta es la base del concepto «Una sola salud». 

En este contexto, la OMSA colabora con muchas organizaciones internacionales, como la OMS[1], la FAO[2] , el Codex Alimentarius, o incluso la OMA[3]  y, más recientemente, la Interpol, que son socios clave para poner en común la información y formular recomendaciones, así como para evitar la circulación de productos fraudulentos. 


La Alianza Tripartita

Desde el 2010, la OMSA se ha comprometido, junto con la OMS y la FAO, en una Alianza Tripartita (en inglés). En 2017, la Alianza Tripartita emitió su segundo documento estratégico (en inglés) y, en junio de 2018, las organizaciones reafirmaron su compromiso a través de la firma oficial de un memorando de entendimiento en el que se establecen las responsabilidades de cada una de las tres organizaciones en la lucha contra las enfermedades de gran impacto sanitario y económico, en particular las zoonosis. La lucha contra la resistencia a los antimicrobianos (RAM) constituye una de sus tres prioridades.

La Alianza Tripartita acordó colaborar en los siguientes aspectos:

  • Apoyar la continua implementación del Plan de Acción Mundial sobre la RAM;
  • Comprometerse con los países para reforzar los servicios nacionales y regionales de salud humana, sanidad animal y seguridad alimentaria;
  • Mejorar la colaboración interinstitucional en materia de análisis prospectivos, evaluación de riesgos y preparación y respuestas conjuntas ante las enfermedades infecciosas emergentes, reemergentes y descuidadas en la interfaz animal-hombre-ecosistemas;
  • Abordar los retos de la inocuidad alimentaria que exigen un enfoque multisectorial, con el ánimo de reforzar la seguridad alimentaria;
  • Promover la investigación y el desarrollo coordinados con el fin de lograr una comprensión común de las enfermedades zoonóticas de máxima prioridad y la investigación y el desarrollo necesarios para prevenirlas, detectarlas y combatirlas; y
  • Desarrollar un código de conducta voluntario destinado a reforzar la implementación de las normas internacionales sobre el uso responsable y prudente de los antimicrobianos.

Plan de Acción Mundial sobre la resistencia a los antimicrobianos

Recientemente, la OMSA participó activamente en la elaboración del Plan de Acción Mundial de la OMS sobre la resistencia a los antimicrobianos adoptado en 2015, cuyo objetivo es garantizar nuestra capacidad para tratar las enfermedades infecciosas con antimicrobianos eficaces y de calidad a largo plazo. Los Países Miembros de la OMSA manifestaron su apoyo a este plan de acción a través de una resolución adoptada por unanimidad en mayo de 2015.

En el contexto de las acciones clave que deberán implementarse en los próximos cinco a diez años, este plan de acción mundial subraya la importancia de las normas internacionales de la OMSA y apoya a la OMSA en la creación de una base de datos mundial sobre el uso de los agentes antimicrobianos en los animales.

Seguimiento y evaluación del Plan de Acción Mundial sobre la RAM

Con el fin de supervisar y evaluar de forma colaborativa los indicadores mundiales de este plan de acción e impulsar así la toma de decisiones estratégicas, la Alianza Tripartita desarrolló un marco dinámico de seguimiento y evaluación dirigido a evaluar los avances de los gobiernos nacionales, las organizaciones de la tripartita y otros socios nacionales e internacionales en el cumplimiento de sus funciones y responsabilidades para generar el cambio a la hora de combatir la amenaza que representa la RAM.


Informe del Secretario General de las Naciones Unidas

La declaración política de septiembre de 2016 de la reunión de alto nivel sobre la resistencia a los antimicrobianos (Resolución A/RES/71/3) abogó por la creación de un Grupo especial de Coordinación Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la Resistencia a los Antimicrobianos (IACG, por sus siglas en inglés), en consulta con la Alianza Tripartita (FAO, OMSA y OMS). El mandato del IACG consiste en brindar directrices prácticas sobre los enfoques necesarios para garantizar una acción mundial eficaz contra la resistencia de los agentes antimicrobianos, manteniendo informado al Secretario General de las Naciones Unidas.

El 29 de abril de 2019, la secretaría del IACG remitió el informe con las recomendaciones al Secretario General de las Naciones Unidas. Un esfuerzo conjunto de la Alianza Tripartita, el informe contiene recomendaciones fundamentales para combatir las infecciones resistentes a los antibióticos y exige acciones inmediatas, coordinadas y ambiciosas para comunicar sobre la posible y desastrosa crisis que supone la resistencia a los antimicrobianos. Asimismo, la Asamblea de Delegados de la OMSA reafirmó su compromiso frente a la Alianza Tripartita en su 87a Sesión General mediante la adopción de la Resolución No. 14, en pos de un secretariado conjunto de la Alianza y de la creación de un nuevo fondo fiduciario de asociados múltiples para combatir la resistencia a los antimicrobianos (en inglés) y lograr una rápida implementación de las recomendaciones.


Vigilancia del uso de los agentes antimicrobianos y de las resistencias bacterianas en los animales

Hoy en día, en muchos países, incluidos algunos desarrollados, es habitual que todo el mundo pueda acceder libremente a los antimicrobianos, ya sea de forma directa o indirecta y sin apenas restricciones. De 135 países recientemente evaluados por la OMSA, muchos aún no disponen de legislación sobre las condiciones necesarias para la importación, la fabricación, la distribución y el uso de productos veterinarios, incluidos los agentes antimicrobianos. Así, estos productos circulan sin control como mercancías ordinarias y a menudo son adulterados.

Por otra parte, a día de hoy no existe ningún sistema armonizado de vigilancia del uso y de la circulación a nivel mundial de agentes antimicrobianos en los animales. La recopilación de estos datos permitirá a los países controlar mejor la calidad y la eficacia de los productos que se utilizan.  En este contexto, los Países Miembros han solicitado a la OMSA que recopile los datos que faltan y que establezca una base de datos mundial para el seguimiento del uso de los agentes antimicrobianos en los animales. Esta base de datos, que terminará vinculándose al sistema mundial de información zoosanitaria OMSA-WAHIS, facilitará el análisis y el control del origen de los medicamentos que se importen, mejorando así su trazabilidad por parte de los Países Miembros de la OMSA. 


La lucha contra la resistencia a los agentes antimicrobianos: un componente clave del Programa de Acción de la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial (GHSA : Global Health Security Agenda)

La OMSA participa, en concepto de asesor, en el comité directivo del programa mundial de la GHSA, que se lanzó en 2014. El programa de la GHSA es una iniciativa común de EE.UU. y de otras cuarenta y tantas naciones, así como de organizaciones internacionales, como la OMS, la OMSA y la FAO. Con la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos entre sus principales objetivos, la misión de este programa es acelerar los avances hacia un mundo que esté mejor protegido frente a la amenaza que suponen las enfermedades infecciosas, así como promover la seguridad sanitaria mundial como prioridad internacional.  .


Alianza Tripartita


Proyecto regional


[1] Organización Mundial de la Salud

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

[3] Organización Mundial de Aduanas

El éxito de la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos radica en la aplicación de estrategias mundiales a escala nacional por parte de las autoridades en materia de salud pública, sanidad animal y salud medioambiental.

En cuanto a los servicios nacionales de sanidad animal, la aplicación de normas internacionales de la OMSA implica:

  • la existencia de una legislación adecuada sobre el uso de los agentes antimicrobianos
  • una profesión veterinaria bien formada y regulada por la ley
  • asignar los medios necesarios al refuerzo de los Servicios Veterinarios, con el fin de ejercer los controles correspondientes

Garantizar la circulación de agentes antimicrobianos mediante una legislación adecuada

Los antibióticos no son productos banales que puedan venderse y utilizarse libremente. Su venta debe estar regulada por la ley y debe reprimirse severamente la distribución de falsificaciones.


Favorecer la excelencia de la profesión veterinaria

Tanto en el sector público como en el privado, la profesión veterinaria desempeña un papel crucial frente a la resistencia a los antimicrobianos, sobre todo en cuanto a la supervisión de la prescripción y del suministro de estos productos. Este es el motivo por el que la OMSA también dispone de directrices sobre el plan de estudios básico de formación veterinaria, recordando que la base esencial necesaria para estructurar una profesión es la existencia de profesionales bien formados y que actúen respetando una normativa.

Además, la OMSA recomienda la regulación de la profesión veterinaria mediante una legislación adecuada, con el fin de garantizar la ética profesional y la buena Gobernanza de los Servicios Veterinarios. Para ello, desarrolla normas internacionales y programas sobre la constitución y el funcionamiento de Organismos Estatutarios Veterinarios nacionales o regionales que dispongan legalmente de los poderes necesarios para garantizar el control de los títulos, la ética, la excelencia profesional y la expulsión de aquellos cuya conducta sea inadecuada.

Ante casos de resistencia a los agentes antimicrobianos, los veterinarios forman parte de la solución.


Programas de refuerzo de las capacidades de los Servicios Veterinarios nacionales

La solidaridad internacional es crucial para ayudar a los países en vías de desarrollo y a los países emergentes a aplicar las normas de la OMSA, para lo cual es preciso disponer de la legislación, las estructuras y los recursos humanos y financieros necesarios.

En consecuencia, la Organización propone un apoyo constante a los Servicios Veterinarios, sobre todo mediante el Proceso PVS (herramienta de evaluación de la Prestación de los Servicios Veterinarios).

Por otra parte, la OMSA forma y pone en contacto a los puntos focales nacionales nombrados por los gobiernos, con el fin de crear o modernizar las legislaciones en materia de producción, importación, distribución y uso de productos veterinarios, así como de realizar, entre otros, el seguimiento del consumo de antibióticos. Estos puntos focales proporcionan asistencia técnica a los Delegados nacionales ante la OMSA. Hasta la fecha, se han organizado tres ciclos de seminarios en las cinco regiones de la OMSA, y el cuarto está en proceso de creación.

Cada uno de nosotros tiene una función en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos.

Esta página le dará acceso a distintos soportes en los que se explican las problemáticas relacionadas con la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Estos elementos son de libre acceso, así que no dude en utilizarlos y difundirlos entre sus contactos. 


Semana Mundial de Concientización sobre los Antimicrobianos


World Antimicrobial Awareness Week 2021

Corre la voz, frena la resistencia

Descubrir


El objetivo de esta semana es sensibilizar acerca de los riesgos sanitarios asociados a la resistencia a los antimicrobianos y promover la aplicación de unas buenas prácticas en la materia, con el fin de reducir en todo el mundo la aparición y la propagación de la resistencia.


Nuevos recursos


Documentos informativos


Publications


Editoriales