Resistencia a los antimicrobianos

Imagine un mundo en el que ya no sea posible tratar las infecciones y las enfermedades de animales, humanos y plantas. Este escenario, el peor de todos, podría hacerse realidad a medida que algunas bacterias, virus, hongos y parásitos desarrollan resistencia a los medicamentos que utilizamos para combatirlos. La resistencia a los agentes antimicrobianos (RAM), se ha convertido en uno de los principales problemas sanitarios de nuestro tiempo. Las soluciones existen y cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar para hacer frente a esta amenaza mundial.

Antimicrobial resistance

La resistencia a los antimicrobianos es una amenaza creciente para el bienestar de los seres humanos y de los animales

Considerados como uno de los mayores logros de la humanidad, los antimicrobianos, tales como los antibióticos usados para tratar las infecciones bacterianas, allanaron el camino hacia mejores condiciones de vida para las personas y los animales. Antes de la medicina moderna, infecciones producto de heridas menores podían derivar en septicemias e incluso la muerte.

Hoy en día, los antimicrobianos ayudan a los animales y a las personas a vivir más tiempo y a tener una vida más sana. Sin embargo, ¿durante cuánto tiempo más? Muchos de estos medicamentos vitales están perdiendo su eficacia ya que microbios previamente susceptibles (bacterias, virus, hongos y parásitos microscópicos) se han vuelto resistentes. El fenómeno se conoce como resistencia a los antimicrobianos y ha llevado a la emergencia de las llamadas “superbacterias” que constituyen un verdadero desafío para el personal sanitario, los veterinarios y otros trabajadores del sector de la sanidad animal debido a la disminución de opciones terapéuticas eficaces para prevenir, controlar y tratar las enfermedades infecciosas. Una vez más, los animales y las personas están volviéndose indefensos frente a las infecciones. 

Al invertir décadas de progreso, la resistencia a los antimicrobianos constituye uno de los principales desafíos sanitarios de nuestro tiempo, siendo una causa de decesos a nivel mundial. Representa una amenaza creciente para la sanidad animal y la salud de las personas, al igual que para la subsistencia de los hogares y la seguridad alimentaria global.  

La buena noticia es que existen soluciones para frenar la emergencia de los microbios resistentes a los medicamentos. En cada país, los ganaderos, productores de animales acuáticos, personal sanitario, ciudadanos pueden tomar medidas para luchar contra esta amenaza sanitaria. 



¿Cuáles son los impactos de la RAM en la sanidad animal, y la salud humana, vegetal y ambiental? 

La propagación de nuevas cepas bacterianas resistentes en animales terrestres y acuáticos conduce inexorablemente al aumento del sufrimiento y de las pérdidas animales, lo que a su vez afecta la subsistencia de muchos hogares, ya que 1300 millones de personas en el mundo dependen del ganado y más de 20 millones de la acuicultura

Cuando se vierten antibióticos en la tierra y en los cursos de agua, las cepas bacterianas resistentes pueden emerger en el medio ambiente, con el riesgo de infectar a los animales y a los humanos con los que entran en contacto. Igualmente, las bacterias resistentes a los antibióticos provenientes de animales tratados pueden estar presentes en el estiércol y diseminarse en el medio ambiente y en la fauna silvestre. Una utilización responsable de antibióticos y la eliminación correcta de medicamentos sin usar o que ya han expirado, al igual que de los desperdicios de industrias relevantes, garantiza que estos valiosos farmacéuticos permanezcan fuera del ambiente en la medida de lo posible y reduce el riesgo de desarrollo de bacterias resistentes. 

Es posible observar el mismo fenómeno en la salud humana, en la que la resistencia a los antimicrobianos se produce por un uso indebido de los antibióticos. En la actualidad, nuevas cepas de bacterias resistentes afectan peligrosamente a los pacientes en todo el mundo. En el hombre, infecciones tales como la gonorrea, la cistitis o vinculadas con cirugías de rutina, como remplazo de cadera, se están haciendo más difíciles de curar. Aún no se sabe claramente que proporción de las muertes humanas pueden estar vinculadas con la RAM de origen animal, en especial a través de infecciones transmitidas por alimentos. 

Con el fin de garantizar la eficacia de los antimicrobianos y asegurar la salud y los avances alcanzados en los últimos 50 años, se debe frenar la resistencia antimicrobiana. 


En 2019, se calcula que

4 milliones

de muertes humanas se vincularon con la resistencia a los antimicrobianos

Incluyendo

1.3 millones

de muertes causadas directamente por bacterias resistentes 

Aunque todavía se desconoce el impacto actual de enfermedades de los animales debido a la RAM a nivel mundial, existen varias iniciativas en curso para estimarla, entre ellas el “El programa sobre el impacto global de las enfermedades animales” (GBADs por sus siglas en inglés), en el que participamos activamente. 


¿Cómo se vuelven resistentes a los medicamentos las bacterias? 

Se trata de una competencia entre las personas, que tratan de curar las enfermedades, y los gérmenes como las bacterias, que evolucionan para sobrevivir. Los antibióticos funcionan matando o limitando el crecimiento de las bacterias que hacen que los animales y las personas se enfermen. Curan infecciones como la mastitis en vacas lecheras, infecciones respiratorias y del tracto urinario en perros e infecciones por estafilococos en los peces, siendo esenciales para reducir el sufrimiento animal y la muerte. Cabe destacar que con el paso del tiempo las bacterias se adaptan muy bien a sus entornos. Debido a mutaciones genéticas y transferencia de rasgos de resistencia a los antimicrobianos, algunas veces pueden adquirir genes que les permiten sobrevivir a los medicamentos utilizados para combatirlas. Por medio de una selección natural, nuevas variantes resistentes pueden prosperar y propagarse. Cada vez que se recurre a los antibióticos, las bacterias tienen la oportunidad de desarrollar resistencia. ¿Esto quiere decir que debemos dejar de usar antibióticos? Por supuesto que no, pero sí significa que necesitamos utilizarlos con responsabilidad y sólo cuando sea necesario.  

Los antibióticos son vitales para la salud mundial y no es una opción dejar de utilizarlos cuando se justifica en términos médicos. Nuestro deber es proteger la sanidad y el bienestar de los animales. No obstante, en muchos casos los antibióticos se emplean de manera errónea creando sin necesidad las condiciones que favorecen la resistencia a los medicamentos. Por ejemplo, no resulta útil administrar un antibiótico para tratar una infección viral en las vacas ya que los antibióticos son eficaces contra las bacterias pero no contra los virus. Algunas veces, se abusa o se hace un mal uso de los antibióticos a efectos de promover el crecimiento en los animales productores de alimentos. El uso indebido o excesivo puede llevar a que los antibióticos causen más daño que beneficio. Utilizados con prudencia y únicamente cuando sea necesario, podemos reducir las oportunidades de que los patógenos desarrollen resistencia y proteger la sanidad animal y la salud del hombre, las plantas y el medio ambiente. 



La solución: prevención y uso responsable de antimicrobianos 

Frenar la resistencia a los antimicrobianos puede parecer desalentador. No obstante, ya sabemos cómo hacerlo. En el sector de la sanidad animal, los ganaderos, productores de animales acuáticos, propietarios de mascotas y profesionales relevantes pueden implementar diversas medidas encaminadas a garantizar que estos valiosos medicamentos se usen responsablemente y sigan siendo eficaces en el futuro.  

Los animales son más susceptibles a las enfermedades cuando viven en ambientes estresantes o con malas condiciones de higiene. Por consiguiente, resulta clave hacer uso de las buenas prácticas de manejo animal centradas en la prevención de enfermedades y el uso responsable de antimicrobianos. De esta manera, podemos limitar colectivamente el desarrollo de la resistencia antimicrobiana y proteger la eficacia de los antimicrobianos para las futuras generaciones de animales y humanos. Un número en aumento de ganaderos y profesionales de la sanidad animal en todo el mundo ya están cambiando sus prácticas para encarar con éxito la amenaza que supone la resistencia a los antimicrobianos. Estos esfuerzos son alentadores y nos protegen a todos. Sigamos estos ejemplos ya que todavía queda mucho por hacer. 



Una salud: todos tenemos un rol que cumplir para frenar el desarrollo de la RAM

La sanidad animal, la salud humana y ambiental están intrínsecamente entrelazadas y son interdependientes. Compartimos la tierra, los recursos… y los patógenos. Las cepas peligrosas de bacterias resistentes pueden propagarse entre y dentro de las poblaciones animales, humanas y vegetales y viajar a través de las cuencas de agua, el suelo y el aire, infectando en su camino a los animales silvestres. Dado que más del 60 % de los patógenos que causan enfermedades en el hombre se originan en los animales domésticos o silvestres, al proteger la sanidad de los animales y el medio ambiente también se protege la salud humana. 

Luchar contra la resistencia a los antimicrobianos es un deber mundial que debe abordarse por medio del enfoque “Una salud”. Por esta razón, la colaboración entre los sectores de la sanidad animal, y la salud humana, vegetal y ambiental es esencial. 

Al reducir el uso excesivo de los antimicrobianos en el hombre, los animales y las plantas podremos mejorar la salud a nivel mundial. 


Preguntas y respuestas sobre la RAM

¿Qué son los microbios? 

Los microbios son organismo microscópicos que no pueden observarse a simple vista sino solamente a través del microscopio. Incluyen bacterias, virus, hongos y micro parásitos. 

¿Qué es un patógeno? 

Un patógeno es un organismo que puede hacer que los animales, las personas y las plantas se enfermen. Pueden ser bacterias, virus, hongos o parásitos. Sin embargo, muchos de ellos son inofensivos, y por consiguiente, no se consideran patógenos. Por ejemplo, muchas de las bacterias no patogénicas forman parte de la flora intestinal de los animales y de los humanos y se conocen como bacterias comensales que contribuyen al funcionamiento normal de los intestinos. 

¿Cómo los patógenos desarrollan resistencia a los antimicrobianos? 

La resistencia a los antimicrobianos es un fenómeno impulsado por mutaciones al azar y por selección natural. Algunas bacterias también pueden compartir material genético con otras, aumentando la propagación de la resistencia en las poblaciones de bacterias de hombres, animales, plantas y el medio ambiente. La resistencia antimicrobiana se ha visto acelerada en gran medida por el uso indebido de antimicrobianos que pueden ejercer presión selectiva para que las bacterias con rasgos de resistencia sobrevivan y se desarrollen. 

¿A quién afecta la resistencia a los antimicrobianos? 

A todos nos afecta el aumento de la resistencia a los antimicrobianos en el mundo. Se trata de un problema planetario que amenaza la sanidad animal, y la salud de las personas, las plantas y el medio ambiente. El impacto de la RAM es alto en los países con ingresos bajos y medios, con un acceso reducido a los cuidados de salud o a los Servicios Veterinarios y en los que el uso de antimicrobianos está poco regulado y controlado debido a la limitación de recursos. 

¿Los antibióticos funcionan contra las infecciones virales? 

No. Los antibióticos, cuando se utilizan adecuadamente, tratan las infecciones bacterianas pero no las virales. 

¿Cuál es la diferencia entre un antibiótico y un antimicrobiano? 

Si bien todos los antibióticos son antimicrobianos, no todos los antimicrobianos son antibióticos. Un antimicrobiano es una sustancia que mata a los patógenos o detiene su crecimiento. Los antibióticos son un tipo específico de antimicrobiano que se emplea contra las bacterias. De la misma forma, los antimicóticos se utilizan contra los hongos. Los antibióticos y los antimicóticos son antimicrobianos. 

¿Deberíamos prescindir de los antimicrobianos y utilizarlos exclusivamente para tratar a las personas?  

No. Somos responsables del bienestar de los animales domésticos y nuestra salud está vinculada con la de ellos. Prohibir el uso de los antimicrobianos en los animales puede comprometer seriamente su sanidad y bienestar, la seguridad alimentaria y la subsistencia de las comunidades ganaderas. Por ende, tendría un impacto negativo en las economías nacionales y la seguridad alimentaria. Utilizando los antimicrobianos de forma responsable en los animales y en el hombre, podemos conservar su eficacia para todos. 

¿Podemos resolver por completo el problema de la resistencia a los antimicrobianos? 

No. Aunque nada puede detener que las bacterias u otros patógenos se adapten a su ambiente y desarrollen resistencia, es posible ralentizar el proceso lo suficiente para que sea un problema que se puede manejar y proteger la eficacia de los antimicrobianos necesarios para tratar las infecciones en humanos, animales y plantas . 

Al utilizar menos antimicrobianos ¿no serían las personas y los animales más propensos a enfermarse? 

No. Los antimicrobianos curan a los animales y a las personas enfermas y deben utilizarse de acuerdo con las directrices existentes. Al reducir su uso inapropiado o abuso podemos disminuir la resistencia a los antimicrobianos. De hecho, es posible prevenir las enfermedades de los animales y de los hombres a través de programas de vacunación o de la implementación de otras medidas pertinentes, tales como las medidas de bioseguridad en las granjas orientadas a prevenir la introducción de enfermedades infecciosas en las poblaciones animales. 


Si produce, utiliza o prescribe antimicrobianos y desea mejorar sus prácticas: 

  • Siga las directrices de la OMSA sobre el uso responsable de antimicrobianos 
  • Difunda el mensaje sobre la resistencia a los antimicrobianos y sus soluciones 

Si usted es un ciudadano interesado en ayudar, esto es lo que puede hacer:  

  • Utilice los antimicrobianos (tales como los antibióticos) según lo prescrito por el veterinario 
  • Aprenda acerca de la resistencia a los antimicrobianos 
  • Divulgue esta información 

Liderar la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos 

Una amenaza mundial exige una respuesta global coordinada. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA, fundada como OIE) se encuentra en una posición única para contribuir en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Ya sea trabajando de cerca con los Servicios Veterinarios y los Servicios de Sanidad de los Animales Acuáticos, colectando datos sobre el uso de los antimicrobianos en los animales o promoviendo buenas prácticas, actuamos para conducir al mundo hacia un futuro más sano y sostenible. 


Presentación de la estrategia sobre la RAM por la directora general 


Cuatro pilares para detener la propagación de la RAM: 

Apoyar la buena gobernanza y el refuerzo de competencias 
Promover la aplicación de las normas internacionales 
Reforzar los conocimientos a través de la vigilancia y la investigación 
Mejorar la concienciación y la comprensión sobre la RAM 


Fortalecer las capacidades de los Servicios Veterinarios frente a la RAM 

Los veterinarios y los profesionales de la sanidad de los animales acuáticos constituyen el primer frente de defensa para contener la propagación de la resistencia a los antimicrobianos en el sector de la sanidad animal. Curan a los animales enfermos, tanto terrestres como acuáticos, y deciden cuándo y cómo administrar antibióticos y otros antimicrobianos.  

Igualmente, brindan asesoramiento sobre la cría de animales siguiendo las buenas prácticas de ganadería y bioseguridad encaminadas a prevenir y a controlar las enfermedades racionalizando así la necesidad de antibióticos. Nuestras normas internacionales ofrecen orientaciones a los servicios nacionales de sanidad animal con el fin de apoyar el tratamiento eficaz de los animales limitando la emergencia de cepas patógenas resistentes a los medicamentos.  

Los servicios de sanidad animal en todo el mundo pueden adquirir estas buenas prácticas gracias a sesiones y talleres de refuerzo de competencias centrados en la RAM. También tienen acceso a documentos de referencia como la lista antimicrobianos importantes para la medicina veterinaria que ofrece una serie de recomendaciones específicas sobre uso en medicina veterinaria de algunos farmacéuticos considerados de alta prioridad para la prevención y el control de infecciones en el hombre. 

Sólo los servicios nacionales servicios de sanidad animal eficaces y competentes pueden encarar los retos de sanidad y bienestar animal protegiéndonos a todos de la amenaza que representan los patógenos resistentes a los medicamentos. Por consiguiente, la Organización Mundial de Sanidad Animal se esfuerza por asistir a los países en aumentar la eficacia general de sus sistemas nacionales de sanidad animal.

Nuestro programa bandera, el proceso de prestaciones de los servicios veterinarios (Proceso PVS) ofrece a los servicios nacionales de sanidad animal una amplia comprensión de sus fortalezas y debilidades en todas las áreas de trabajo bajo su responsabilidad, incluyendo la resistencia a los antimicrobianos. De este modo, los acompaña para hacer frente a las brechas identificadas y priorizar sus acciones.  

Una vez que los países han identificado lo que necesitan para luchar contra la RAM de manera más eficaz, algunas veces la falta de recursos financieros puede constituir un obstáculo. El fondo fiduciario de asociados múltiples para combatir la RAM, administrado conjuntamente junto con nuestros socios, apoya los esfuerzos en la lucha contra la RAM en países de ingresos bajos y medios, siguiendo un enfoque multisectorial “Una salud” en la implementación de los planes nacionales contra la RAM. Los proyectos financiados contribuyen a sensibilizar a las audiencias relevantes y apoyan y refuerzan el desarrollo y puesta en marcha de programas de seguimiento y vigilancia acerca del uso de los antimicrobianos y la RAM entre diversos sectores.  



Elaborar normas internacionales para el uso responsable de antimicrobianos 

Nuestras normas internacionales se formulan como directrices destinadas a mejorar la sanidad y el bienestar animal. Su cumplimiento reduce la carga de las enfermedades infecciosas en las poblaciones animales disminuyendo la necesidad y el uso de antimicrobianos. Al emplear menos antimicrobianos limitamos las condiciones en que las bacterias y otros patógenos pueden desarrollar resistencia. No obstante, estas normas necesitan implementarse con éxito en el terreno para cumplir su cometido.  

Uno de los enfoques más eficaces para garantizar su implementación es a través de la legislación. Nuestras normas internacionales deben servir de base para las reglamentaciones nacionales. Al ser un elemento esencial de la infraestructura nacional, la legislación veterinaria otorga los poderes necesarios a las autoridades veterinarias para garantizar la salud pública y la sanidad animal. Su apropiada implementación puede, por ejemplo, garantizar que el país adopte una postura firme contra el uso de medicamentos falsificados o prohíba las ventas de farmacéuticos específicos. 

Si bien las brechas existentes en las legislaciones nacionales sobre la RAM pueden incidir en la misión de los Servicios Veterinarios, nuestro programa de apoyo a la legislación veterinaria ayuda a los Miembros a reconocer y a solucionar sus necesidades para una legislación veterinaria clara y amplia. Es indispensable un marco legal sólido para que los países tomen medidas eficaces frente a amenazas sanitarias tales como la RAM

Normas internacionales de la OMSA para controlar la resistencia a los antimicrobianos 

Código Sanitario para los Animales Terrestres

Capítulo 6.7. Introducción a las recomendaciones para controlar la resistencia a los agentes antimicrobianos 

Capítulo 6.8. Armonización de los programas nacionales de vigilancia y seguimiento de la resistencia a los agentes antimicrobianos 

Capítulo 6.9. Seguimiento de las cantidades y patrones de utilización de agentes antimicrobianos en los animales destinados a la alimentación 

Capítulo 6.10. Uso responsable y prudente de agentes antimicrobianos en medicina veterinaria 

Capítulo 6.11. Análisis del riesgo asociado a la resistencia a los agentes antimicrobianos como consecuencia del uso de agentes antimicrobianos en animales 

Código Sanitario para los Animales Acuáticos

Capítulo 6.1. Introducción a las recomendaciones para controlar la resistencia a los agentes antimicrobianos 

Capítulo 6.2. Principios para el uso responsable y prudente de los agentes antimicrobianos en los animales acuáticos   

Capítulo 6.3. Seguimiento de las cantidades y patrones de utilización de agentes antimicrobianos en animales acuáticos   

Capítulo 6.4. Desarrollo y armonización de los programas nacionales de vigilancia y seguimiento de la resistencia a los agentes antimicrobianos en los animales acuáticos 

Capítulo 6.5. Análisis del riesgo asociado a la resistencia a los agentes antimicrobianos como consecuencia de su uso en animales acuáticos   

Manual Terrestre

Capítulo 2.1.1 Métodos de laboratorio para los pruebas de sensibilidad de las bacterias frente a los antimicrobianos 


Consolidar los conocimientos sobre la RAM a través del monitoreo y la investigación 

Fundamentamos nuestra labor en las últimas evidencias científicas. Nuestra acción para detener la resistencia a los antimicrobianos no es una excepción. Además de los datos sobre sanidad animal, desde 2015 también colectamos información sobre el uso de los antimicrobianos de los animales. La construcción de esta base de datos es un componente clave en la estrategia de contención de la RAM. Al facilitar un seguimiento nacional, regional y mundial de los antimicrobianos, este sistema de datos centralizado ayuda a los países a hacer el monitoreo de la eficacia de sus intervenciones destinadas a reducir y optimizar el uso de antimicrobianos a lo largo del tiempo.  

Desde 2016, cada año publicamos un informe que brinda acceso a esta información crucial y en aumento, y en la que se resaltan los progresos regulares en el sector de la sanidad animal en el mundo. Las cantidades de antimicrobianos utilizadas en los animales ajustadas por la biomasa animal (y medidas en mg/kg) disminuyeron en un 27 % a escala mundial entre 2016 y 2018 (tendencias obtenidas de los datos notificados por 72 países participantes). Ajustar la cantidad de antimicrobianos a la biomasa animal resulta clave para establecer comparaciones relevantes de las cantidades de medicamentos utilizados con el tiempo, entre regiones y sectores. 

Al igual que la prevención de enfermedades, por medio de acciones como la vacunación y las medidas de bioseguridad, el uso responsable de antibióticos es esencial para evitar el desarrollo y propagación de la resistencia a los antimicrobianos. Sin embargo, se deben explorar todas las soluciones posibles. Por esta razón, también somos un socio fiable en los esfuerzos mundiales para desarrollar alternativas a los antibióticos. Coordinamos la investigación de sanidad animal a nivel mundial y actuamos como promotores importantes del desarrollo de alternativas al uso de antimicrobianos en los tratamientos de los animales enfermos.


Diseminar los conocimientos sobre la RAM y sus soluciones 

El cambio climático, la preparación ante emergencias, la resistencia a los antimicrobianos… frente a los desafío globales, la sensibilización del público constituye un primer paso en el camino del cambio. La amenaza creciente de infecciones peligrosas causadas por patógenos resistentes a los medicamentos para los que no existen o hay muy pocas opciones terapéuticas disponibles podría considerarse como una de las amenazas sanitarias mundiales más descuidadas de nuestro tiempo.  

Dado que las infecciones resistentes a los medicamentos nos pueden afectar a todos, contribuimos activamente en el diálogo mundial público sobre la RAM en redes sociales o eventos organizados en conjunto con los socios de la Cuadripartita, tales como la semana mundial de concienciación sobre el uso de antimicrobianos, sin olvidar nuestra participación en foros políticos.  

El conocimiento lleva a la acción, y la acción es un paso necesario hacia el cambio. 

Unidos en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos 

Ninguna organización puede combatir sola el problema mundial de la RAM. Este reto de múltiples dimensiones únicamente se puede enfrentar a través del enfoque de “Una salud”, que considera que la sanidad animal, y la salud humana, vegetal y ambiental están interconectadas y son interdependientes. Por esta razón, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA, fundada como OIE) se ha asociado con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, más recientemente, con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Juntos, hemos creado la Cuadripartita, una alianza única para luchar contra la RAM y otras amenazas en la interfaz animal-hombre-medioambiente.  

En nuestra calidad de autoridad mundial de sanidad animal, hemos asumido nuestro papel como coordinadores clave de las acciones en la respuesta mundial multisectorial ante la RAM con nuestros socios de la Cuatripartita. El ofrecer un acercamiento estratégico, al igual que directrices y recomendaciones a todos los sectores que producen, distribuyen y administran antimicrobianos, nos permite, junto con las organizaciones socias, promover los esfuerzos a nivel nacional y optimizar los impactos y resultados. 


Una respuesta “Una salud” a la resistencia a los antimicrobianos 

La creciente amenaza de la resistencia a los antimicrobianos constituye uno de los mejores ejemplos de la manera en que patógenos peligrosos, tales como bacterias, virus, hongos y parásitos resistentes a los medicamentos, pueden propagarse entre animales, hombres, plantas y el medioambiente.  

A través de la colaboración Cuadripartita (FAO, PNUMA, OMS y OMSA), hemos establecido sinergias en nuestras diferentes áreas de pericia y nos esforzamos por movilizar al sector público y privado, a los gobiernos y a la opinión pública. Nuestras acciones consisten en desarrollar capacidades para que los Miembros vigilen el uso de antimicrobianos y de la RAM, garantizar la coherencia entre las actividades normativas de nuestras organizaciones, evaluar y gestionar los riesgos vinculados con la RAM a escala mundial y sensibilizar al público con una sola voz, en especial durante la semana mundial de concienciación sobre el uso de antimicrobianos. 

El enfoque “Una salud” ha adquirido cada vez mayor importancia en el mundo de hoy. El cambio climático, la globalización y la evolución de los hábitos humanos facilitan la rápida propagación de patógenos entre diferentes especies y regiones del mundo. Garantizar un uno responsable de antimicrobianos en todos los sectores es una verdadera garantía para que el mundo sea más seguro para todos.  


Establecer una gobernanza mundial en el campo de la RAM 

Dado que la RAM debe enfrentarse en diversos frentes, las decisiones han de tomarse a escala mundial.  

En 2019, el llamado a una acción coordinada llegó a la cumbre mundial de la gobernanza cuando se hizo entrega al secretario general de las Naciones Unidas del informe: “No podemos esperar: asegurar el futuro contra las infecciones farmacoresistentes”. Redactado por el Grupo especial de Coordinación Interinstitucional sobre la resistencia a los antimicrobianos, que recibió el mandato de aportar orientaciones prácticas destinadas a garantizar una acción eficaz y durable para enfrentar la RAM, el documento se concibió en consulta con la Tripartita (FAO, OMS, OMSA) a partir del “Plan de acción mundial sobre la resistencia a los anitmicrobianos” que contó con la participación de la OMSA. Entre otros, el informe convoca a la creación de:  

Un grupo de liderazgo mundial sobre la RAM

conformado por líderes y expertos mundiales de diferentes sectores que trabajan en conjunto con miras a acelerar la acción política sobre la RAM. Este grupo cumple un papel independiente de consejo y de promoción. Trabaja para mantener la urgencia , el apoyo público, el impulso político y la visibilidad del desafío de la RAM en la agenda mundial. Colabora con gobiernos, organizaciones internacionales, la sociedad civil y el sector privado. Defiende acciones de orden político dirigidas a mitigar las infecciones resistentes a los medicamentos por medio de un uso responsable y sostenible de antimicrobianos.  

El fondo fiduciario de asociados múltiples para combatir la RAM

coordinado por la colaboración Cuadripartita, constituye el principal mecanismo para garantizar un financiamiento consecuente y coordinado en apoyo a los planes de acción nacionales “Una salud” y a los planes de trabajo tripartitos en algunos países.

La Plataforma de la Alianza de Múltiples Partes interesadas,

una plataforma de asociación basada en grupos de interés, facilitada y administrada por los organismos de la Cuadripartita con representación diversa (por ejemplo, gobiernos, sector privado y sociedad civil que representan la sanidad animal, y la salud vegetal y ambiental, sin olvidar la producción agrícola y de alimentos y piensos). Su misión es impulsar el desarrollo de una visión global compartida sobre la RAM y alentar la acción para frenar su propagación, así como también favorecer los conocimientos en la materia.

En la actualidad, la promoción, cooperación, financiamiento e implementación de los palanes de acción a nivel mundial, regional o nacional son guiados por el marco estratégico para la colaboración en la resistencia a los antimicrobianos (documento en inglés), publicado por la Cuadripartita en 2022. Sus metas reflejan los objetivos del plan de acción mundial: preservar la eficacia de los antimicrobianos y garantizar el acceso sostenible y equitativo a estos medicamentos, fomentando al mismo tiempo su uso responsable. Este marco define claramente las metas, el impacto deseado a nivel nacional, los resultados intermedios y los caminos para alcanzar estos objetivos en cada sector.  


Principales acciones de promoción política 

Se requiere el compromiso de los políticos y de los responsables de la toma de decisiones para encarar la RAM. Por esta razón, la Organización Mundial para la Sanidad Animal y sus socios han trabajo continuamente para llamar la atención de los actores políticos en torno a la RAM, sus riesgos y soluciones. Promovemos la acción política, en especial, por medio de nuestra participación en foros de alto nivel:   

Agenda de seguridad sanitaria mundial (GHSA, por sus siglas en inglés) 

  • Desde 2014 participamos, en calidad de asesores, en el comité de dirección, un esfuerzo conjunto de más de 40 países que busca acelerar los avances hacia un mundo más sano.  
  • El GHSA apoya los esfuerzos de lucha contra la RAM en el espacio político al mantener este tema en la agenda de las discusiones en los más altos niveles en diferentes foros y sectores.  
  • El GHSA ofrece orientaciones y comparte las buenas prácticas para ayudar a sus integrantes a desarrollar sus competencias para combatir la RAM.  

Asamblea General de las Naciones Unidas 

  • En septiembre de 2016, tras un encuentro convocado por el presidente de la Asamblea General de la ONU, los Miembros de la ONU adoptaron una declaración conjunta haciendo un llamado para combatir la RAM a nivel nacional y regional.  
  • El encuentro quiso afianzar un sólido compromiso político nacional, regional e internacional cuando se trata de enfrentar la RAM. 
  • Desde la reunión, poner freno a la RAM ha sido reconocido como uno de los objetivos necesarios para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenibles de la ONU.  

G20

  • Desde 2017, la RAM figura como una de las prioridades en temas de salud del G20. 
  • Esta plataforma estratégica multilateral conecta las principales economías desarrollas y emergentes del mundo.  
  • La Organización Mundial de Sanidad Animal y otros miembros de la Cuadripartita participan activamente en un grupo específico de trabajo sobre la RAM en el G20, gracia al cual, definimos las medidas que los Miembros del G20 pueden adoptar para contribuir a disminuir la RAM.  

¿Es usted un ciudadano interesado en saber más? 

Esto es lo que puede hacer

¿Usted produce, usa o prescribe antimicrobianos?  

Mejore sus prácticas

¿Quiere aprender más sobre nuestras iniciativas multisectoriales? 

Descúbralas aquí


Semana mundial de concienciación sobre el uso de antimicrobianos 


Usted es un ciudadano interesado: aprenda más sobre la RAM y corra la voz 


Usted produce, usa o prescribe antimicrobianos: mejore sus prácticas y corra la voz 


Usted quiere aprender más sobre la RAM y como frenarla 


Usted quiere saber más sobre nuestras iniciativas multisectoriales 


Usted es un periodista 

Noticias 

Eventos