Transmissible gastroenteritis

La gastroenteritis transmisible es una enfermedad vírica, aguda, de rápida propagación, que afecta a cerdos de todas las edades y se caracteriza por la aparición de diarrea y vómitos. Está causada por el virus de la gastroenteritis transmisible, un miembro de la familia Coronaviridae. Es frecuente observar una alta mortalidad en lechones de menos de 2 semanas de edad y la mortalidad disminuye con la edad. También existe una forma endémica de la enfermedad, que se observa en piaras con inmunidad parcial o con infección concurrente por coronavirus respiratorio porcino, con signos menos graves y una mortalidad mucho menor. La gastroenteritis transmisible sólo se da de forma natural en el ganado porcino. Entre los cerdos no expuestos previamente, todos los grupos de edad son susceptibles. En los brotes agudos, el periodo de incubación es muy corto, de 18 horas a 3 días. En las crías de cerdo la enfermedad se propaga rápidamente hasta afectar a todos los cerdos susceptibles. Los signos incluyen diarrea profusa, vómitos frecuentes, deshidratación rápida, escalofríos y sed intensa. Los cerdos se debilitan rápidamente y suelen morir en uno o dos días. Los cerdos que amamantan a madres inmunes pueden permanecer bien siempre que reciban los anticuerpos adecuados en el calostro y la leche de la madre. Los cerdos infectados después de las 4 semanas de edad suelen sobrevivir. La forma crónica o endémica de la gastroenteritis transmisible suele observarse en cerdos procedentes de piaras en las que algunas madres son inmunes y otras tienen una inmunidad limitada. El inicio de los signos clínicos varía, pero suele ser más tarde en la lactancia o al principio del periodo postdestete (de 2 a 5 semanas de edad). Los signos pueden ser más bien leves y suelen incluir diarrea, deshidratación, falta de apetito y pérdida de peso. En los cerdos para engorde, los signos suelen ser leves, excepto la diarrea, que es profusa y acuosa durante unos días. Ocasionalmente se producen vómitos. La morbilidad es alta pero la mortalidad es baja o inexistente. Se observa una gravedad moderada en cerdas y cerdas jóvenes sin contacto previo con la infección, especialmente en las que han parido recientemente y están muy expuestas al virus de los lechones con gastroenteritis transmisible. Las madres muestran anorexia, vómitos, diarrea, depresión y pueden dejar de lactar. La recuperación suele producirse en 5-10 días. Existen vacunas con virus atenuados y muertos.