Viruela del mono

La viruela del mono es una enfermedad zoonótica viral causada por la infección con el virus de la viruela del mono. Esta enfermedad ocurre principalmente en áreas de selva tropical de África central y occidental y ocasionalmente se exporta a otras regiones. El virus de la viruela del mono pertenece al género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono es una enfermedad zoonótica causada por la infección por el virus de la viruela del mono que se produce principalmente en animales en las zonas de selva tropical de África Central y Occidental y que ocasionalmente se exporta a otras regiones. El virus de la viruela del mono pertenece al género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae.

El género Orthopoxvirus incluye también el virus Variola (que causó la viruela, una enfermedad erradicada), el virus Vaccinia (utilizado en la vacuna contra la viruela) y el virus de la viruela bovina.

Se cree que en las zonas en las que la viruela del mono es endémica en animales, el virus se mantiene en la naturaleza a través de la circulación en una serie de mamíferos susceptibles, en concreto, roedores (incluidas ardillas y ratas), con un contagio ocasional a primates no humanos y a seres humanos.

La viruela del mono se ha notificado en animales fuera de las zonas endémicas, en primates importados y en perritos de la pradera domésticos (roedores del género Cynomys), en los que la infección se introdujo inicialmente en Norteamérica a través de roedores importados. Más recientemente, se ha notificado la infección por viruela del mono en un perro doméstico (género Canis), probablemente como resultado del contacto directo del perro con sus dueños, que presentaban síntomas de viruela del mono. Este ha sido el primer caso documentado de transmisión del virus de la viruela del mono de una persona a un animal.


¿Cómo se transmite la viruela del mono?

La transmisión del virus de la viruela del mono puede producirse cuando una persona o un animal susceptible entra en contacto con el virus a través de un animal, un ser humano o materiales contaminados con el virus. El virus entra en el cuerpo a través de lesiones cutáneas (aunque no sean visibles a simple vista), las vías respiratorias o las membranas mucosas.

El virus de la viruela del mono se transmite de los animales infectados a los seres humanos o a otros animales susceptibles por inoculación a través de mordeduras, arañazos o por contacto directo con los fluidos corporales y/o la carne de un animal infectado durante la caza y otras actividades con especies animales susceptibles.

La transmisión de una persona a otra se produce principalmente a través del contacto físico cercano (p. ej. cara a cara, piel a piel, boca a boca, contacto boca a piel, durante las relaciones sexuales inclusive). Las úlceras, lesiones o llagas presentes en la boca o la garganta pueden ser infecciosas, lo que significa que el virus puede propagarse a través de la saliva y las gotículas respiratorias (y posiblemente los aerosoles de corto alcance), en algunos casos. Se necesitan más estudios sobre si el virus puede propagarse al respirar y hablar.

Se ha notificado la transmisión de persona a animal en el caso de un perro doméstico que estuvo en estrecho contacto con sus dueños, que eran sintomáticos. El perro presentaba lesiones mucocutáneas y dio positivo en la PCR.

Más información en nuestro feed de Twitter


¿Pueden verse afectados los animales?

Se han identificado como susceptibles al virus de la viruela del mono varios mamíferos silvestres, entre otros, las ardillas Funisciurus congicus, las ardillas de la familia Sciuridae, las ratas de Gambia, los lirones y los primates no humanos. Si bien puede depender de la vía de transmisión y de la dosis infecciosa, algunas especies son asintomáticas, especialmente las especies que se sospecha son reservorios (roedores). Otros mamíferos, como los monos y los grandes simios, muestran erupciones cutáneas similares a las que presentan los seres humanos.

La viruela del mono se ha notificado asimismo en perritos de la pradera domésticos (roedores del género Cynomys), que fueron infectados inicialmente por roedores importados, y más recientemente, en un perro doméstico (género Canis) a raíz de la transmisión de hombre a animal.


¿Qué está haciendo la OMSA?

La OMSA está trabajando con sus expertos y socios (como la OMS) para recopilar la información científica más reciente y los informes sobre el terreno. La OMSA recopila esta información y la comparte de forma transparente con sus Miembros y el público en general, con el objetivo de ayudar a los responsables de la toma de decisiones a tomar decisiones basadas en el riesgo teniendo en cuenta las últimas pruebas científicas y evitar obstáculos innecesarios al comercio.


¿Qué hacer cuando se encuentra un caso sospechoso en un animal?

Notificar a la OMSA

se anima a los países a notificar los casos de viruela del mono en animales a la OMSA como información zoosanitaria importante, tal como se describe en el Artículo 1.1.5 del Código sanitario para los animales terrestres.


Garantizar una buena coordinación y comunicación

mediante el enfoque «Una salud» entre los Servicios de fauna silvestre, los Servicios veterinarios y los Servicios de salud pública.

Utilizar el equipo de protección personal

incluyendo guantes, máscaras y ropa de protección desechable.

Si es posible, tomar muestras

y enviarlas al laboratorio veterinario nacional o de referencia para analizar la presencia del virus o la evidencia de exposición al virus (ver tipos de muestras en la sección ¿Cómo se puede detectar el virus de la viruela del mono en los animales?).


¿Cómo reducir el riesgo potencial de que los humanos infecten a los animales?

La viruela del mono es una enfermedad zoonótica y existe un riesgo de contagio de los animales susceptibles. Por lo tanto, la colaboración entre las autoridades veterinarias y de sanidad pública es importante a la hora de gestionar el riesgo de transmisión de humanos a animales. Ayudará a evitar que la enfermedad se transmita de los seres humanos a los animales susceptibles en el hogar, en los zoológicos y en las reservas de fauna silvestre, así como a los animales peridomésticos, especialmente los roedores.

Asegurarse de que todos los residuos, incluidos los médicos, se eliminen de forma segura y de que no se encuentren accesibles para los roedores y otros animales carroñeros.

Las personas que se sospeche o se confirme que están infectadas por el virus de la viruela del mono deben evitar el contacto directo con animales, incluidos los domésticos (como gatos, perros, hámsters, hurones, jerbos, etc.), el ganado y otros animales en cautividad, así como la fauna silvestre.

Las personas deben estar especialmente atentas a los animales que se sabe que son susceptibles, como los roedores, los primates no humanos, etc.


¿Cómo se puede detectar el virus de la viruela del mono en los animales?

La aparición de signos clínicos, incluida la presencia de lesiones cutáneas visibles, dependerá de la especie y la edad del animal, así como del clado del virus de la viruela del mono causante de la infección. Las especies conocidas como posibles “reservorios” probablemente no presentarán ningún signo clínico de infección. Se pueden consultar los signos clínicos detallados por especie animal AQUÍ.

En las especies que presentan signos clínicos de infección por el virus de la viruela del mono, los profesionales de sanidad animal deben estar atentos a:

  • Aumento de la temperatura corporal
  • Cambios en el apetito
  • Conjuntivitis y/o secreción ocular
  • Tos o estornudos
  • Sonidos anormales durante la auscultación de los pulmones (esto no es posible con el EPI requerido)
  • Lesiones cutáneas con o sin prurito
  • Ganglios linfáticos palpables
Muestras:
  • Hisopos tomados de las lesiones
  • Costras
  • Hisopos conjuntivales y/o hisopos de secreciones orales y nasales
  • Sangre
Pruebas:
  • La prueba de neutralización viral es la prueba diagnóstica recomendada para detectar anticuerpos contra poxvirus. Se tarda 2-3 días en hacer una prueba de neutralización viral de Orthopoxvirus y se puede utilizar una cepa VACV marcada por fluorescencia para facilitar la identificación.
  • PCR: una PCR para todas las cepas de la viruela puede ser más fácil de encontrar. Sin embargo, sería preferible una prueba específica para mostrar qué cepa está causando la infección.
  • Serología: ELISA para Orthopoxvirus

¿Qué mensajes deben transmitirse a las comunidades de riesgo para reducir el riesgo de contagio?

Como principio general, lavarse las manos después de manipular animales silvestres

Tomar precauciones para evitar ser mordido o arañado por los animales

Evitar el contacto con animales susceptibles

No tocar animales silvestres que estén enfermos o hayan muerto por causas desconocidas

No consumir carne cruda de animales silvestres, alimentos no cocinados o poco cocinados y alimentos elaborados con sangre de animales silvestres

Informar inmediatamente a los Servicios veterinarios o de fauna silvestre si se encuentra un animal silvestre enfermo o muerto

Acudir a un centro sanitario lo antes posible en caso de arañazo o mordedura de un animal silvestre

Las personas que se sospeche o se confirme que están infectadas por el virus de la viruela del mono…

…deben buscar atención médica y evitar el contacto directo con animales, incluidos los animales domésticos, el ganado y otros animales en cautividad, así como la fauna silvestre.

¿Cómo prevenir futuros contagios entre especies del virus de la viruela del mono?

Los brotes actuales de viruela del mono en humanos fuera de las zonas en las que se sabe que el virus es endémico en animales parecen deberse a la transmisión de una persona a otra.

Sin embargo, el virus tiene un origen animal. En las zonas en las que el virus es endémico en animales, las buenas prácticas en la interacción con la fauna silvestre, tal y como se ha descrito en la sección anterior, pueden reducir el riesgo de futuro contagio de animales a humanos. De hecho, estas prácticas deberían seguirse siempre para evitar los riesgos procedentes de una serie de patógenos y para proteger tanto a las personas como a la fauna silvestre.

Para evitar el contagio de humanos a animales, las personas que se sospeche o se confirme que están infectadas por el virus de la viruela del mono deben evitar el contacto directo con animales, incluidos los domésticos (como gatos, perros, hámsters, hurones, jerbos, etc.), el ganado y otros animales en cautividad, así como la fauna silvestre. Las personas deben estar especialmente atentas a los animales que se sabe que son susceptibles, como los roedores, los primates no humanos, etc.

La OMSA hace hincapié en que el comercio no regulado de animales silvestres (incluida su carne y productos) y otros mamíferos puede conducir a la propagación internacional de enfermedades como la viruela del mono.