Teileriosis

Theileriae son parásitos protozoarios intracelulares obligados que infectan a los bóvidos salvajes y domésticos en gran parte del mundo. Son transmitidos por garrapatas ixódidas y tienen ciclos de vida complejos tanto en hospedadores vertebrados como invertebrados. Hay varias especies de Theileria spp. que infectan al ganado; las dos más patógenas y económicamente importantes son T. parva y T. annulata, que causan respectivamente teileriosis y teileriosis tropical. Theileria parva afecta al ganado vacuno y al búfalo de agua (Bubalus bubalis). El búfalo africano (Syncerus caffer) y el ganado vacuno son importantes reservorios de este organismo. Theileria annulata afecta a los bovinos, los yaks y los búfalos de agua y es transmitida por garrapatas del género Hyalomma. Se cree que el complejo Theileria orientalis/buffeli consta de dos especies: T. orientalis y T. buffeli. Theileria taurotragi y T. mutans no suelen causar enfermedad alguna o enfermedad leve, y T. velifera no es patógena. Estos tres últimos parásitos se encuentran principalmente en África y su distribución se solapa, lo que complica la epidemiología de la teileriosis en el ganado bovino. Theileria lestoquardi, T. luwenshuni y T. uilenbergi afectan al ganado ovino y caprino. Theileria lestoquardi, también transmitida por garrapatas Hyalomma, es la única especie de importancia económica que infecta a los pequeños rumiantes. La teileriosis  (T. parva) se caracteriza por fiebre, linfadenopatía generalizada, anorexia, deterioro del estado general y, en algunos animales, secreción nasal o diarrea. Pueden aparecer petequias y equimosis en la conjuntiva y las mucosas orales, y la producción de leche suele disminuir en los animales lactantes. Los animales en fase terminal suelen desarrollar un edema pulmonar, con disnea grave y secreción nasal espumosa. La teileriosis tropical (T. annulata) suele parecerse a la teileriosis , pero estos parásitos también destruyen los glóbulos rojos, provocando anemia y, en algunos casos, ictericia o hemoglobinuria. Las petequias suelen aparecer en las membranas mucosas, y en las últimas fases pueden aparecer diarreas hemorrágicas. Otras especies de Theileria  pueden observarse en los portadores de forma asintomática, aunque algunas pueden causar anemia u otros signos clínicos, especialmente cuando existen factores exacerbantes como las coinfecciones. No hay pruebas de que las especies de Theileria que se encuentran en los rumiantes afecten al ser humano.