Peste porcina africana

Responsable de pérdidas masivas en las poblaciones de cerdos y de graves consecuencias económicas, la peste porcina africana ha generado una de las principales crisis de la industria porcina en los últimos años. Actualmente presente en varias regiones del mundo y, en la ausencia de una vacuna eficaz, esta enfermedad no sólo perjudica la sanidad y el bienestar de los animales, sino que también acarrea impactos negativos para la biodiversidad y las fuentes de ingresos de los productores. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) trabaja con sus socios, la industria y expertos con el fin de respaldar a los países en sus esfuerzos para prevenir y controlar esta devastadora enfermedad de los cerdos.

¿Qué es la peste porcina africana?

La peste porcina africana (PPA) es una enfermedad viral altamente contagiosa de los cerdos domésticos y silvestres, con un índice de mortalidad que puede alcanzar el 100 %.

Si bien esta enfermedad no representa ningún peligro para la salud humana, produce efectos devastadores en las poblaciones porcinas y en la economía de los sistemas de producción. Actualmente, no existe ninguna vacuna eficaz contra la PPA.

El virus es altamente resistente en el medio ambiente, lo que significa que puede sobrevivir en la ropa, el calzado, las ruedas de los vehículos y otro tipo de equipos. Igualmente, sobrevive en distintos productos porcinos, como el jamón, los embutidos o el tocino. Por consiguiente, de no aplicarse las medidas necesarias, numerosos comportamientos de las personas pueden influir en la propagación transfronteriza de esta enfermedad.


Peste porcina africana: una carga socioeconómica y una amenaza para la seguridad alimentaria y la biodiversidad 

En muchos países, los cerdos constituyen la principal fuente de ingresos para los hogares. La propagación a escala mundial de la PPA ha devastado muchas explotaciones porcinas familiares que, a menudo, constituyen el principal sustento de la población y un motor de movilidad ascendente, además de reducir las oportunidades de acceso a la salud y a la educación.

Dado que la carne de cerdo es una de las principales fuentes de proteína animal, al representar más del 35 % de la ingesta mundial de carne1. Esta enfermedad supone un grave problema para la seguridad alimentaria en todo el mundo.

La PPA también es objeto de preocupación en términos de biodiversidad y equilibrio de los ecosistemas, ya que no sólo afecta a los cerdos domésticos de granja, sino también a los jabalíes, incluidas las razas nativas.

Proteger los medios de subsistencia locales en Laos

Bounmee se dedica a la cría de cerdos a pequeña escala, una actividad muy común en Laos. Ella y su familia son propietarios de un total de 1055 cerdos, y dependen en gran medida de esta actividad como fuente de ingresos. Sin embargo, en 2019, su actividad dio un giro inesperado cuando la PPA afectó a su país por primera vez. Ese año, perdió por completo la piara, es decir 1055 cerdos, lo que repercutió de forma dramática en los recursos financieros destinados al cuidado de su familia.

Conozca más sobre nuestra colaboración con el Servicio Veterinario nacional para respaldar a los pequeños productores porcinos, como Bounmee, en Laos.


Situación mundial 

La PPA sigue propagándose por el mundo, amenazando la sanidad y el bienestar de los cerdos. La enfermedad ha llegado a numerosos países de Asia, el Caribe, Europa y el Pacífico, afectando tanto a los cerdos domésticos como a los silvestres.

Más información sobre la situación actual de la enfermedad:


Actuar para frenar la propagación 

Ya se trate de productores o de viajeros, todas las personas que tienen un contacto directo o indirecto con cerdos, jabalíes o productos derivados del cerdo pueden contribuir a detener la propagación de esta enfermedad mortal para los cerdos.

Si trabaja en el sector de la sanidad animal.

Esto es lo que puede hacer

Si trabaja en el sector de los viajes y el turismo

Ayúdenos a sensibilizar a los viajeros

Si es un ciudadano interesado en saber más

Haga clic aquí


1 FAO Food Outlook 2019 

Informes de situación de la peste porcina africana (PPA) 

Estos informes ofrecen una actualización de la situación de la PPA a nivel mundial y regional, según la información reportada por los países a través del Sistema Mundial de Información Zoosanitaria (OMSA-WAHIS).

Estos informes sólo están disponibles en inglés.


Situación global (2016-2020)


Mantener la transparencia sobre la situación de la enfermedad

Mantener la transparencia sobre la situación mundial de la peste porcina africana es fundamental para facilitar la aplicación de medidas tempranas que puedan detener la propagación de la enfermedad.

Al ser la PPA una enfermedad que figura en la lista de enfermedades de la OMSA, es obligatorio que las autoridades veterinarias nacionales declaren a la OMSA todo nuevo caso de PPA de manera oportuna. Al mismo tiempo, los países también pueden efectuar de forma voluntaria una autodeclaración de ausencia de PPA en su territorio.

Importancia de la prevención 

A falta de una vacuna eficaz, la prevención en los países libres de PPA depende de la implementación de políticas de importación y de medidas de bioseguridad adecuadas que impidan la introducción de cerdos vivos infectados o de productos porcinos en áreas libres de PPA.

Esto incluye garantizar el debido tratamiento y eliminación de los residuos de alimentos de aviones, barcos o vehículos procedentes de los países afectados y vigilar las importaciones ilegales de cerdos vivos y productos porcinos procedentes también de los países afectados.

En las instalaciones porcinas, deberán aplicarse los siguientes principios claves de bioseguridad para mantener a los animales en buen estado sanitario.


Medidas de control para frenar la propagación de la PPA

Durante los brotes y en los países afectados, controlar la propagación de la PPA puede ser complejo y es necesario adaptarse a cada situación epidemiológica específica.

Medidas sanitarias generales que se pueden implementar:

  • detección precoz y sacrificio humanitario de los animales (con una eliminación adecuada de las canales y los residuos);
  • limpieza y desinfección profundas;
  • zonificación/compartimentación y control de desplazamientos;
  • vigilancia e investigación epidemiológica detallada, y
  • medidas estrictas de bioseguridad en las instalaciones porcinas.

Como se ha observado en Europa y en algunas regiones de Asia, donde los jabalíes desempeñan una importante función en la transmisión de la PPA, la gestión de la densidad de esta población silvestre y su interacción con los sistemas de producción porcina de baja bioseguridad son fundamentales. Para prevenir y controlar con éxito la PPA, se requieren conocimientos apropiados, una gestión adecuada de la población de jabalíes y una buena coordinación entre los Servicios Veterinarios, la fauna silvestre y las autoridades forestales.

Consulte nuestras directrices técnicas:

Una amenaza mundial  

La PPA nunca se había propagado a tal velocidad. Debido a su complejidad epidemiológica, la enfermedad se ha expandido sin descanso desde 2018, afectando a más de 50 países[1].  

En ausencia de una vacuna eficaz, el control y la erradicación de la PPA son cada vez más complejos. A pesar de este contexto desalentador, el control mundial de la enfermedad es posible gracias a un esfuerzo sostenido y una colaboración a nivel nacional, regional e internacional, como lo demuestran los países que ya han logrado erradicarla.

Hoy en día, ningún país está protegido contra la PPA. El número de países que declaran casos a la OMSA sigue creciendo, lo que constituye el mayor brote de una enfermedad animal en nuestra generación. Para controlar la PPA a escala mundial, se necesita una inversión sostenida en los Servicios Veterinarios y la aplicación efectiva de las normas internacionales.

Dr. Monique Éloit
Directora General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA, fundada como OIE)

Hacia el control mundial de la enfermedad

La OMSA y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) han desarrollado una iniciativa conjunta para el control mundial de la PPA. Esta iniciativa, lanzada dentro del Marco Mundial para el Control Progresivo de las Enfermedades Transfronterizas de los Animales (GF-TADs), reúne a gobiernos, industrias y expertos con la intención de acompañar a nuestros Miembros en sus esfuerzos por controlar esta devastadora enfermedad porcina

Objetivos:

Mejorar la capacidad de los países

en el control (prevención, respuesta y erradicación) de la PPA utilizando las normas y las mejores prácticas de la OMSA basadas en los últimos avances científicos.

Establecer un marco efectivo

de cooperación y coordinación para el control mundial de la PPA.

Asegurar la continuidad comercial.


Control mundial de la peste porcina africana

Conozca más sobre los esfuerzos a nivel regional:

África

Américas

Asia y el Pacífico

Europa


[1]  A partir de Mayo 2021 

Si es un ciudadano interesado en obtener más información sobre la PPA, esto es lo que puede hacer para evitar su propagación:

Acciones concretas que puede implementar

Cuando viaja

  • Evitar llevar productos porcinos o declararlos a las autoridades del transporte.
  • Mantenerse alejado de los establecimientos porcinos y los cerdos silvestres, a menos que sea estrictamente necesario. 
  • No alimentar a los cerdos con residuos de alimentos o restos de cocina que contengan productos cárnicos.

Cuando caza

  • Limpiar y desinfectar sus equipos en el lugar. 
  • No dejar alimento que puedan ser consumidos por jabalíes
  • Limpiar y desinfectar los trofeos de caza antes de salir del área.

Sus principales recursos


Si trabaja en el sector de los viajes y el turismo, ayúdenos a difundir la información sobre la PPA.

transport authorities

Autoridades del transporte

Airline and airport staff

Personal aeroportuario y de las compañías aéreas

Fuerzas del orden

Port staff

Personal portuario


Si trabaja con cerdos, siga las siguientes recomendaciones:

Productores y granjeros

  • Declarar a las autoridades veterinarias cualquier caso sospechoso (animales muertos o vivos). 
  • No alimentar a los cerdos con alimentos sin tratar o restos de la cocina que contengan carne.
  • Implementar medidas de bioseguirdad en explotaciones y mercados

Veterinarios 

  • Reconocer los signos clínicos de la PPA.
  • Confirmar su diagnóstico mediante una prueba de laboratorio. 
  • Declarar la enfermedad a las autoridades veterinarias nacionales.

Recursos técnicos

Otros recursos técnicos

Panorama

Panorama 2020-1: Peste porcina africana: respondiendo a la amenaza mundial

Descubrir

GF-TADs

GF-TADs web page on African Swine Fever

Descubrir


Recursos regionales

África

Américas

Asia y el Pacífico

Europa


Si es un periodista, consulte nuestras publicaciones y eventos sobre la PPA

Publicaciones

La peste porcina africana amenaza todo un sistema de producción en el sudeste asiático – Publicación de la Dra. Monique Eloit, directora general de la OMSA, publicado en iD4D en septiembre de 2020 

Noticias y Eventos

¿Qué es la PPA?

La peste porcina africana (PPA) es una enfermedad hemorrágica altamente contagiosa que afecta a cerdos domésticos y silvestres, ocasionando graves pérdidas económicas y productivas debido a su alto índice de mortalidad y a las medidas que los países afectados deben implementar para controlarla. Se trata de una enfermedad causada por un virus ADN de la familia Asfarviridae.
Si bien los signos de la PPA y los de la peste porcina clásica (PPC) pueden ser similares, no existe ninguna relación entre los virus causantes de estas enfermedades.
La PPA no afecta la salud de los seres humanos.

¿Cuáles son los signos de PPA?

La tasa de mortalidad y los signos clínicos pueden variar en función de la virulencia del virus y del tipo/especie de porcino:
• La forma aguda de la enfermedad se caracteriza por fiebre elevada, depresión, anorexia y pérdida de apetito, hemorragias cutáneas (enrojecimiento de la piel de las orejas, abdomen y patas), abortos en las cerdas preñadas, cianosis, vómitos, diarrea y muerte al cabo de 6-13 días (o hasta 20 días). La tasa de mortalidad puede llegar al 100 %.
• Las formas subagudas y crónicas de la enfermedad las causan virus moderados o menos virulentos, que producen signos clínicos menos intensos que se pueden manifestar durante periodos más prolongados. Las tasas de mortalidad son más bajas, pero pueden oscilar entre el 30 y el 70 %. Los síntomas de la enfermedad crónica incluyen pérdida de peso, fiebre intermitente, problemas respiratorios, ulceraciones crónicas de la piel y artritis.
Distintos tipos de cerdos pueden tener una susceptibilidad variable frente a la infección por el virus de la PPA. Los cerdos silvestres africanos pueden estar infectados sin mostrar ningún signo clínico, lo que los transforma en reservorios.

¿De dónde proviene la PPA? 

La PPA ha estado tradicionalmente presente en África hasta que, en 1978, la enfermedad se introdujo en la isla italiana de Cerdeña. En 2007, la enfermedad se confirmó en la región caucásica de Georgia y, desde allí, el virus de la PPA se ha extendido gradualmente a los países vecinos afectando a los cerdos domésticos y a los jabalíes.
La primera aparición de la PPA en la Unión Europea (UE) se registró en 2014 y, desde entonces, numerosos países de la UE se han visto afectados por esta terrible enfermedad porcina. Sin embargo, dos países europeos han logrado erradicarla: Bélgica (marzo de 2020) y la República Checa (abril de 2018).
En 2018, el virus se introdujo en China (Rep. Popular), lo que representó la primera aparición de la PPA en Asia. Desde entonces, la enfermedad continúa su propagación en esta región y en Oceanía. En julio de 2021, la enfermedad reapareció en las Américas tras una ausencia de casi 40 años, después de una introducción en República Dominicana y, posteriormente, en Haití.
Consulte las últimas actualizaciones sobre la situación actual.

¿Cómo se propaga la PPA? 

La epidemiología de la PPA es compleja y varía en función del entorno, el tipo de sistema de producción, la presencia o ausencia de garrapatas vectores de transmisión, el comportamiento humano y la presencia o ausencia de cerdos silvestres.
Las rutas de transmisión pueden incluir:
• contacto directo con cerdos infectados, domésticos o silvestres;
• ingesta de material contaminado por el virus (por ejemplo, residuos de alimentos, piensos o desechos);
• contacto con fómites contaminados (como prendas, calzado o vehículos) o picaduras de vectores biológicos (garrapatas blandas del género Ornithodoros), si existen.

¿Cómo se diagnostica la PPA? 

Las sospechas de peste porcina africana pueden basarse en la observación de signos clínicos, pero el diagnóstico se debe confirmar mediante pruebas de laboratorio, en particular para diferenciar esta enfermedad de la peste porcina clásica. Las recomendaciones relativas a las pruebas de diagnóstico para la peste porcina africana se pueden consultar en el Manual de Pruebas de Diagnóstico y Vacunas para los Animales Terrestres de la OMSA.

¿Exista una cura para la PPA? 

Si bien existen investigaciones en curso, en la actualidad, no existe ningún tratamiento eficaz ni una vacuna contra la PPA.
Toda “vacuna contra la PPA” que se venda en los mercados es falsa. Como son vacunas fabricadas de manera ilegal, no se someten a los protocolos habituales de evaluación y pueden contener cepas poco atenuadas del virus, lo que supone graves riesgos de seguridad, con el potencial de propagación entre los cerdos, dando lugar a formas crónicas de la enfermedad.

¿Los seres humanos pueden contagiarse de PPA? 

La PPA no representa un riesgo para la salud humana.. 

¿Es seguro comer carne de cerdo? 

Los humanos no se enferman de peste porcina africana. La enfermedad no puede transmitirse a los humanos por contacto con los cerdos o por el consumo de productos porcinos. Sin embargo, la carne contaminada por el virus de la PPA no debe utilizarse para alimentar a los cerdos, ya que los animales pueden infectarse de este modo. Por tanto, se recomienda evitar alimentar a los cerdos con restos de comida o residuos de cocina que no hayan sido debidamente tratados.

¿Se deben declarar los casos de PPA a la OMSA? 

Al ser la PPA una enfermedad incluida en la lista de enfermedades de la OMSA, es obligatorio que las autoridades veterinarias nacionales declaren de forma oportuna a la OMSA cualquier nuevo caso de PPA. Al mismo tiempo, los países también pueden autodeclarar de forma voluntaria la ausencia de PPA en su territorio.
Es fundamental mantener la transparencia sobre la situación mundial de la peste porcina africana, con el fin de facilitar la aplicación de medidas tempranas que puedan detener la propagación de la enfermedad.

¿Cómo se puede prevenir la PPA? 

La bioseguridad es la medida más importante y eficaz para prevenir y controlar la peste porcina africana. La aplicación rigurosa y continua de los principios de bioseguridad en las explotaciones, así como el aumento de la vigilancia en las fronteras para evitar el movimiento ilegal de animales o productos infectados por la PPA, pueden impedir la entrada del virus en las piaras de cerdos.
Igualmente, es fundamental que todos los que puedan estar implicados en la transmisión directa e indirecta de la PPA sean conscientes y reconozcan la importancia y las posibles consecuencias de sus acciones. Bajo estas circunstancias, la comunicación eficaz del riesgo se convierte también en un componente esencial de los esfuerzos de prevención de la enfermedad. Para apoyar a los países, la OMSA, junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha desarrollado una campaña de sensibilización dirigida a los diferentes actores susceptibles de desempeñar un papel en la propagación de la enfermedad. Los cazadores, los pequeños criadores de cerdos y los grandes productores porcinos, así como los viajeros y la industria del transporte, son motivados a comprometerse para frenar la propagación de esta enfermedad mortal para los cerdos. 

¿Se puede controlar la PPA? 

Debido a la complejidad y las difíciles características de la PPA, solo será posible lograr su control mundial gracias a un esfuerzo sostenido y a una colaboración a nivel nacional, regional e internacional. Por esta razón, en 2020, la OMSA lanzó la Iniciativa para el Control Mundial de la PPA en colaboración con la FAO, bajo el patrocinio del Marco Mundial para el Control Progresivo de las Enfermedades Transfronterizas de los Animales (GF-TADs). Su objetivo: reunir a los gobiernos, la industria y expertos para acompañar a nuestros Miembros en su esfuerzo por controlar esta devastadora enfermedad porcina.. 

¿Cuáles son los objetivos de la OMSA en materia de control de la PPA? 

Con la meta de lograr el control mundial de la PPA, se requiere una gestión adecuada del riesgo mediante el desarrollo y la implementación de programas nacionales de control. A través de la Iniciativa para el Control Mundial de la PPA, la OMSA y la FAO buscan mejorar la capacidad de los países para prevenir, responder y erradicar la enfermedad utilizando las normas internacionales de la OMSA y las mejores prácticas basadas en los últimos conocimientos científicos disponibles. Asimismo, el objetivo es establecer un marco eficaz de coordinación y cooperación para el control de la PPA a nivel mundial, regional y local, y facilitar la continuidad de las actividades, garantizando al mismo tiempo una producción y un comercio seguros para proteger los sistemas alimentarios.