Epididimitis ovina (Brucella ovis)

Sheep and goat

Brucella ovis infecta a las ovejas causando una enfermedad clínica o subclínica que se caracteriza por lesiones genitales y reducción de la fertilidad en los carneros, placentitis y abortos en las ovejas, y aumento de la mortalidad perinatal en los corderos. Brucella ovis es similar a las demás Brucella spp. en cuanto a su morfología, propiedades de tinción y características de cultivo, salvo que da reacciones negativas a las pruebas de la oxidasa y la ureasa. Brucella ovis suele excretarse en el semen de los carneros infectados. La transmisión venérea pasiva a través de la oveja parece ser la vía de infección más frecuente, pero la transmisión de carnero a carnero también es muy común. Las ovejas infectadas pueden excretar B. ovis en las secreciones vaginales y en la leche, por lo que la transmisión de oveja a carnero y de oveja lactante a cordero podrían ser también mecanismos determinantes de la infección. La demostración de lesiones genitales (epididimitis unilateral o bilateral y orquiepididimitis) mediante la palpación de los testículos de los carneros puede sugerir la presencia de esta infección en un rebaño determinado. Existen vacunas. Hasta la fecha, no se han registrado casos en humanos, y se considera que B. ovis no es zoonótica.