Clamidiosis aviar

La clamidiosis aviar está causada por la infección con una especie de Chlamydia en las aves. En 2015 se revisó la taxonomía de la familia Chlamydiaceae. El género Chlamydia incluye actualmente 11 especies reconocidas y entre ellas se han aislado en aves C. psittaci, C. avium y C. gallinacea. Los brotes de clamidiosis aviar en aves psitácidas y en granjas avícolas domésticas causan daños económicos considerables. La infección puede conducir a una enfermedad sistémica y ocasionalmente mortal en las aves. Los signos clínicos son generalmente inespecíficos y varían mucho en gravedad, dependiendo de la especie y la edad del ave y de la virulencia de la cepa de Chlamydia, pero en la mayoría de los casos se trata de trastornos respiratorios. Muchas aves, especialmente las psitácidas y las aves de corral de más edad, pueden no mostrar signos clínicos; sin embargo, a menudo pueden excretar el agente durante períodos prolongados. No existen vacunas comerciales para el control de la clamidiosis en las aves de corral. Las cepas aviares de clamidia pueden causar una enfermedad grave (neumonía) y la muerte en los seres humanos si no se tratan.