Diarrea viral bovina

Los bovinos de todas las edades son susceptibles a la infección por el virus de la diarrea viral bovina. El virus de la diarrea viral bovina es un virus de ARN monocatenario y de polaridad positiva del género Pestivirus de la familia Flaviviridae. La infección por el virus de la diarrea viral bovina provoca una gran variedad de manifestaciones clínicas, como enfermedad entérica y respiratoria en cualquier clase de ganado o enfermedad reproductiva y fetal tras la infección de una hembra reproductora susceptible. Los virus de la diarrea viral bovina también causan inmunodepresión. Los animales que sobreviven a la infección intrauterina en el primer trimestre de gestación quedan infectados de forma persistente. Dichos animales constituyen el principal reservorio del virus y excretan grandes cantidades de virus en la orina, las heces, las secreciones, la leche y el semen. El virus se propaga principalmente por el contacto estrecho entre los animales infectados de forma persistente y otros bovinos. Este virus también puede persistir en el medio ambiente durante períodos cortos o transmitirse por materiales reproductivos contaminados. La transmisión vertical desempeña un papel importante en su epidemiología y patogénesis. Las infecciones de las hembras reproductoras pueden dar lugar a fallos en la concepción o a infecciones embrionarias y fetales, que provocan abortos, animales nacidos muertos, anomalías teratogénicas o el nacimiento de terneros infectados de forma persistente. Aunque las cepas del virus de la diarrea viral bovina son predominantemente patógenos del ganado bovino, la transmisión entre especies puede producirse tras un contacto estrecho con ovejas, cabras o cerdos. No existe una vacuna estándar para la diarrea viral bovina, pero se comercializan varios preparados. El virus de la diarrea viral bovina no se considera un peligro para la salud humana.