Noticia

Invertir la tendencia de las enfermedades de los animales acuáticos gracias a una mejor vigilancia

La vida bajo el agua es sensible a los cambios que experimenta nuestro planeta en la actualidad. Al igual que los animales terrestres, las poblaciones de animales acuáticos y sus ecosistemas están sometidos a un estrés considerable y es probable que este fenómeno continue, impulsado por factores como el cambio climático y el comercio no regulado.   

Las enfermedades pueden tener graves repercusiones sobre el desarrollo sostenible de los sistemas de los animales acuáticos y la seguridad alimentaria. Además, existe la posibilidad de que se reduzca el volumen de productos de animales acuáticos disponibles en el mercado, con más de un tercio comercializado a nivel internacional. En un mundo en el que 50 millones de personas dependen de la pesca y la acuicultura para su subsistencia, el control de las enfermedades de los animales acuáticos es fundamental.  

Con este objetivo en mente, la Organización Mundial de Sanidad Animal lanzó su Estrategia sobre la sanidad de los animales acuáticos 2021-2025. En el marco del despliegue de la estrategia, la Organización ofrece a los servicios nacionales de sanidad de los animales acuáticos recomendaciones orientadas a mejorar la vigilancia de las enfermedades de los animales acuáticos. Esta vigilancia tiene como meta identificar y gestionar los riesgos asociados a las enfermedades con un posible impacto en la producción y el comercio de productos de animales acuáticos. Se trata de una etapa preliminar esencial de la detección y la respuesta tempranas frente a la aparición de enfermedades, lo que permitirá que el país adquiera progresivamente la capacidad de declararse libre de una enfermedad. Esto puede ayudar a los países a cumplir los requisitos en materia de intercambios comerciales y facilitar el comercio seguro de animales acuáticos y sus productos.

La Organización Mundial de Sanidad Animal alienta a sus Miembros a poner en práctica las recomendaciones de vigilancia previstas en el Código Acuático y el Manual Acuático, a notificar cualquier evento sanitario pertinente de manera transparente y oportuna, y a publicar las autodeclaraciones de ausencia de enfermedad.  En la 89.ª Sesión General de la Organización, la Asamblea General adoptó una versión revisada de la norma sobre la vigilancia de las enfermedades de los animales acuáticos, con el objetivo de guiar a los Miembros en el proceso de autodeclaración de ausencia de una enfermedad de los animales acuáticos en base a pruebas sólidas.

La acuicultura es el sector de producción de alimentos con mayor crecimiento en todo el mundo y representa casi el 50 % del suministro mundial de animales acuáticos y productos derivados. Esto significa que la producción de animales acuáticos contribuye cada vez más a la nutrición humana, la mitigación de la pobreza y el desarrollo sostenible. La Organización Mundial de Sanidad Animal, una autoridad mundial que trabaja más allá de las fronteras para mejorar la sanidad animal, insta a los países a aplicar sus normas internacionales. Frente al constante crecimiento de la población mundial y de la demanda de alimentos, la implementación de un mejor sistema de vigilancia contribuirá a garantizar una mejor sanidad de los animales acuáticos en todo el mundo y a proteger la sanidad de la vida bajo el agua.