Aborto enzoótico de las ovejas

Sheep and goat

La clamidiosis ovina, también conocida como aborto enzoótico de las ovejas o aborto enzoótico ovino, está causada por la bacteria Chlamydia abortus. El aborto por clamidia suele producirse en las 2-3 últimas semanas de la gestación con la aparición de corderos que nacen muertos y placentas inflamadas. Sin embargo, la infección también puede provocar el nacimiento de corderos muertos a término o de corderos débiles que no sobreviven más de 48 horas. Las ovejas infectadas también pueden parir corderos sanos. Rara vez hay signos predictivos de que vaya a producirse el aborto, aunque pueden observarse cambios de comportamiento y una secreción vulvar en las últimas 48 horas de gestación. El aborto por clamidia también se produce en la misma medida en cabras y, con menor frecuencia, pueden verse afectados bovinos, cerdos, caballos y rumiantes salvajes. En las ovejas, el aborto al final de la gestación con expulsión de membranas fetales necróticas es un indicador del diagnóstico. La infección humana puede adquirirse a partir de productos infectados de abortos o partos o de cultivos de laboratorio del organismo manipulados de modo descuidado, con manifestaciones que van desde la infección subclínica hasta la enfermedad aguda de tipo gripal. Los casos confirmados de placentitis y aborto humano causados por C. abortus de origen ovino/caprino indican que las mujeres embarazadas corren un riesgo especial y no deben exponerse a fuentes de infección. Existen vacunas inactivadas y vivas que, según se ha informado, previenen el aborto y reducen la excreción. Ayudan a controlar la enfermedad pero no la erradican.